lunes, 18 de julio de 2011

Dias 57, 58, 59, 60, 61, 62 y 63 . Lugano - Suiza y el retorno!

 Dia 1: Suiza

(Vista de Lugano)
Llegamos a Lugano, la parte italiana de Suiza a las 12:30 de la noche. Veniamos viajando desde las 17, y estabamos chivados, enojados, estreñidos y despeinados. Todo un bajon.
 Ya en la estación de Lugano, Leandro llamó al hijo del mejor amigo de su papá que vivía ahí asi nos daba algunas indicaciones sobre hostels y nos daba una mano. Como vivían cerca de las estación nos pasaron a buscar. Era un matrimonio de chicos de nuestra edad: Juan y Lucía.

 Nos llevan a su depto, y nos dicen que ya por la hora iba a ser dificil encontrar alojamiento, que nos quedemos tranquilos ahi que estaban acostumbrados a recibir visitas. Nos pegamos una tremenda ducha, nos cambiamos y entró a llegar gente al depto. Nos cuentan que tenian planeado salir a bailar con amigos, cosa que no hacian muy frecuentemente.

La  verdad....estabamos muertos, pero nos dió verguenza quedarnos en su casa asi recien llegados.... y nos prendimos para ir a bailar jajaja.
 Suiza debe se el país mas caro de Europa, su moneda (el Franco Suizo) está mas o menos al mismo precio del dolar, pero sus salarios son muy altos, y todo es mas caro.
 Ya en el boliche (que nos contaron que era de los mas populachero y de bajo perfíl) compramos un par de vasos de cerveza para invitarles a nuestros anfitriones...y sacando calculos nos dimos cuenta que el litro de cerveza nos salía mas de 120 pesos jajajajajaja nos queriamos morir.

 Nos quedamos en el bolichon como hasta las 6 de la mañana por ahí, ya todos estaban sentados y nosotros eramos los unicos que seguiamos de fiesta (no sé de donde sacamos la energía). Volvimos al depto y nos tiramos en unos colchones grandes en el estudio bien tranqui los 3.

 Día 2: Mendrizio

 ¡¡¡¡¡¡¡Que lindo despertarse a las 2 de la tarde por dios!!!!!!!!. Juan y Lucía no trabajaban así que se quedaron en la cama hasta tarde también. Nos levantamos y Lucía empezó a cocinar.
  Comimos y despues hicimos una sobremesa como de 1 hora. ¡Como extrañabamos eso!. Los anfitriones increibles!

(La fox, el outlet en Mendrizio)

 Despues de comer, Juan nos dijo que nos iba a llevar a conocer un outlet enorme cerca de Lugano, en un pueblo que se llamaba Mendrizio.
 Como a las 4 partimos (todo cierra a las 6 en Suiza, pero ese día cerraban a las 8). Juan nos llevó en el auto, y la verdad los paisajes de Suiza son ridiculos. Todo es perfecto: montañas nevadas, lagos cristalinos, flores de todos colores en los costados de los caminos, el transito circula perfectamente y respetan todas las señales y reglas de transito...parece mentira todo, nos daba la impresión de que a la noche todos eran vampiros o robots y nos iban a matar jajaja.

 Un dato curioso es que en Suiza no existe el limite de velocidad (tienen autos zarpadiiiiiiiiisimos), y son tan responsables que el limite lo manejan ellos, y no hay accidentes casi. Tremendo.

 Bueno, llegamos al outlet (la Fox), un lugar alejadito del centro que tenía como 4 pisos, y adentro vendian todas las marcas mas conocidas del mundo a mitad de precio: Polo, Gucci, Prada, Ferrari, La Martina (si..y carisimo encima), Christian Dior, Versace y todo eso.
 Por supuesto que todo era baratisimo para ellos, impagable para nosotros, ohhh pobre sudacas. Lo mismo había una que otra casa donde las remeras o camisas salían 3 o 4 francos (menos de 25 pesos) y habian ofertas interesantes que aprovechamos en la medida de lo posible.

 Estuvimos toda la tarde ahí comprando estupideces y volvimos como a las 8. En el camino paramos en una estación de servicio y con Lau y Leo compramos nosotros la comida para la noche: Cervezas, quesos, salames, jamones, papitas y un par de tonteras mas para hacer una picada. Leo aparte iba a cocinar unas tostaditas con salmón y otras mariconadas que le gustan hacer a él.

 LLegamos al depto, Juan y Lucía nos dijeron que nos quedemos un día mas que no había problema, nos bañamos, hablamos con nuestras respectivas familias y  preparamos la comida de la noche, que resultó ser una exageración como de costumbre.

 Despues de charlar un buen rato (la verdad que Juan y Lucía se portaron increible), fuimos a nuestra habitación y hablamos con un gran amigo (Diego) que estaba jugando al jockey en Italia, y quedamos en encontrarnos en Milan al otro día. Les contamos a nuestros anfitriones, nos dijeron que todo bien, que dejemos las cosas ahí, y hasta nos dieron una llave para volver tranquilos a la noche.

 Día 3: La capital de la moda. Milan.

 Nos despertamos bien temprano y tomamos el tren a Milan. Llegamos cerca del mediodia a la estación (que era enooooorme) y tardamos unos 20 minutos en encontrarnos con Diego.

Como él ya conocía un poco, nos dijo mas o menos que lugares podiamos ir a ver que eran interesantes, y de paso lo acompañemos a ver un par de cosas que quería comprar él.

(En el duomo de Milan con Diego)
 Empezamos el city tour por el imponente Duomo de Milan, que es una catedral gotica de 157 metros de largo, y que puede albergar a 40.000 personas en su interior. Había una posibilidad de pagar para subir a la parte de arriba del Duomo y ver la piazza completa, pero la verdad estabamos con hambre, cansados de ver iglesias y con poca plata. Lautaro subió lo mismo, mientras los otros 3 nos fuimos a comer al podrido MacDonalds del frente.

 Una vez que se nos acopló Lautaro y terminamos de comer, fuimos a la galeria Vittorio Emanuelle, donde pudimos ver todas esas marcas del outlet en sus precios originales (AAAAAAHHHHHHHHH). Caro si, muy caro.
 Ahi cerca quedaba el barrio de los diseñadores, donde los precios son aún mas ridiculos. Las vidrieras ya directamente tenian un solo articulo sin precio, un patovica en la puerta (o una minita muy linda), y un detector de millonarios jajajaja.


(Con Diego y Leo en la fuente del Castelo Sforzesco)
 Paseamos por ahí, despues caminamos largamente por las calles de Milan acompañando a Diego a que compre un par de cosas (y de paso Leo y Lau también compraban). Paseando así llegamos al Castelo Sforzesco, que es un castillo que está en el casco antiguo de Milan, y que ahora es un museo de arte.
 Como al pasar...por ahí cerca Diego nos contó de una casa de deportes que se llama Decathlon que es muy barata y que quedaba ahí cerquita como para pasar a ver. Gran error.




 Zapatillas de 15 euros de Basket, remeras dry-fit de 4 euros, raquetas a 50 euros que aquí salen 1000 pesos... Leandro casi muere, se quería llevar todo. ¡¡¡TODO!!!.
 El tiempo que nos quedaba en Milan lo pasamos ahí dentro jajajajaja. Tipo 6 y media de la tarde salimos del Decathlon cargados de bolsas.

(La foto homoerotica de Leo y Lau)
 Tipo 8 teniamos que tomar el tren para volver, para no llegar muy tarde a la casa de los chicos, y Diego nos comentó de algo interesante que nos quería hacer conocer: el famosisimo "aperitivo italiano".

 ¿En que consiste dicho aperitivo?. La gente hace horario corrido en general,  tipo 6 de la tarde salen de trabajar, entonces los bares ponen una barra de snacks libre, a la cual el cliente tiene acceso ilimitado con la compra de algún trago de la carta. O sea, compras un trago de 6 euros y tenes comida gratis ilimitada.

 Por supuesto como Argentinos que somos, nos tomamos como 3 tragos cada uno y nos comimos todo lo que tenia esta pobre gente. Habian pizza, un poco de pastas, quesos, salames, tarteletitas y mas tonteras.
 Brindamos por la amistad una vez mas en otro país lejos de casa y nos preparamos para la vuelta, despidiendonos de nuestro gran amigo Diego que se portó como un duque. ¡¡¡Grande Diego!!!

 Tipo 10-11 de la noche llegamos ya comidos, asi que nos quedamos conversando y picamos algo así nomas, hasta la hora de dormir.

 Dia 4: Ultima salida.

 Ya estando en los ultimos dias del viaje, decidimos salir a comprar los ultimos regalitos a la gente que nos había quedado colgada, y nos fuimos (esta vez solitos) a Mendrizio al outlet donde pasamos casi todo el día.
 Ahí decidimos comprarle un regalo a nuestros anfitriones, era un adornito lindo que tiraba perfume (una tontera, pero una forma de agradecerles lo bien que se habian portado).

Comimos una pizza bastante rica dentro del shopping y paseamos hasta cerca de las 5 de la tarde, que decidimos tomar el tren para volver no muy tarde. Era menos de media hora de viaje de todas maneras, pero no queriamos desaparecer y caer a cualquier hora tampoco.

 Llegamos a la casa de los chicos y les dimos el regalo... era de vidrio y se rompió. Llegó roto :(
Lo loco de esta sociedad cuasi perfecta, es que Lucía llamó para decirles que estaba roto, y le dijeron que no había problema, que se llegue y se lo iban a cambiar... Hasta aquí parece solo buena gente, pero al rato (como a las 2 horas) la llamaron y le dijeron que para que no tenga que viajar hasta Mendrizio, se llegue a un local cerca de su casa que se lo iban a cambiar ahí, y que perdone las molestias. Aqui hacen lo posible por no cambiarte nada, y allá te facilitan todo. Que barbaro!!!
(El lago, montañas, flores)

Como se habrán percatado...era nuestro cuarto día en Lugano y no habiamos salido ni a la puerta a conocer ajjajaja. Juan se fué a trabajar y Lucía nos sacó a pasear por el centro.
 Lugano es chiquito pero es super pintoresco. Está rodeado de montañas nevadas, tiene un lago super cristalino con barquitos y todos los chiches, y todos los alrededores del lago hay flores de todos los colores super cuidadas adornando la vista. Una maravilla.

 Basicamente en el centro vimos una pequeña capilla que ni me acuerdo de que era (ya ni queriamos entrar a las iglesias a ver), vimos el paisaje y paseamos por dos shoppings donde vimos relojes y un poco de tecnología bastante barata (comparada con lo que nos sale aqui), pero yo por mi cuenta ya estaba en numeros rojos asi que solamente me dediqué a mirar.
 Depues fuimos a un parque hermoso a dar unas vueltas, y nos sentamos a comer una pizza en un barcito que era mas o menos baraton.

 Despues casita y Lautaro empezó a preparar el bolso porque al otro día lo venía a buscar su tio desde Sonvico, un pueblito cercano. Ultima noche del trio galleta juntos. Ya nos odiabamos un poquito asi que estaba todo bien jajajajaja.

 Dia 5: Se va un mosquetero

 Temprano a la mañana nos despertamos para despedir a Lautaro que se iba. No fué una despedida muy emotiva, a él le quedaba un mes mas de viaje por Suiza, y nosotros ya estabamos con ganas de volvernos a casita. Era como esperado ya que empiece a cerrarse el circulo de este viaje tremendo que hicimos.

 Al mediodia comimos algo tranqui en casa y dedicamos toda la tarde a armar los bolsos, guardar regalos, embalar estatuitas y tratar de balancear los pesos de los bolsos para no pagar recargo jajajaja. Fué una tarea realmente complicada: Yo tenía mi mochila de 18 kilos en la espalda, un bolso de 17 kilos en una mano, una mochila puesta adelante como pechera de 12 kilos, y un bolso chiquito de unos 3 kilos del otro lado.

 Ya cuando tuvimos todo listo se había hecho de noche, y Lucía nos preparó una comida impresionante. Se llamaba algo así como ..."Pit Socket" (asi sonaba cuando lo decían, pero seguramente no se escribe así) jajajajaja. Es un tipo de pasta medio ancha de ahí, con una preparación buenisima, eso sí, pesaaaaaaaaaaado como comer bulones, pero estaba buenisimo y me comí como 3 platos jajajaja. Gracias Lu!

 Esa noche hicimos mucha sobremesa y descansamos mas que nada, disfrutando un poco de nuestras ultimas horas antes del viaje que nos esperaba al otro día. Todo estaba llegando a su fin, y la verdad ya estabamos ansiosos por volver. Creo que lo que mas extrañamos y deseabamos era estar quietos, poder dormir hasta tarde, hacer sobremesa, ver a nuestros amigos, familia y poder decidir por ejemplo no movernos en todo el día jajajaja. Tantos viajes y movimiento nos tenia cansados. Super felices, pero cansados.

 Dormimos nuestra ultima noche en Suiza contentos. La pasamos hermoso, disfrutando de la tranquilidad de estar en un lugar con tucumanos que nos trataron super bien, y en un ambiente super familiar. Nos hacía falta.

 Dia 6: Emprendiendo la vuelta.

 Tempranisimo teniamos que tomar el tren a Zurich, porque nuestro avion salía cerca de las 9 de la noche. El viaje de Lugano a Zurich eran unas 3 o 4 horas y queriamos llegar con anticipación por cualquier cosa.
 Teniamos planeado pasar unos dias en Zurich en vez de Lugano en nuestro plan original, pero al ver los precios de Suiza, encontrarnos con gente tan buena y copada como Juan y Lucía, y nuestras ya pocas ganas de movilizarnos, decidimos que será en otra ocasión. Ya nos dabamos por satisfechos.

 Los chico nos llevaron en el auto a la estación de tren, nos despedimos eternamente agradecidos, y tomamos el tren. Este día fue puro viaje, asi que no hay mucho para contar.

Fué basicamente así: Llegamos a Zurich y preguntamos como llegar al aeropuerto, nos dijeron que teniamos que tomar un tren a Zurich Flughafen y estabamos ahí en unos 30 minutos. Llegamos, hicimos el check in rapido y esperamos a la hora del vuelo. Hicimos el tramo inverso que habiamos hecho al principio, ahora ibamos de Zurich a Barajas en Madrid.

 LLegamos a Madrid (que ya conociamos de memoria jajaja), y fuimos corriendo a hacer el otro check in. Los bolsos iban directamente desde Zurich al avion donde haciamos el trasbordo, asi que estabamos livianitos. Estuvimos no sé si una o dos horas en el aeropuerto, nos subimos al avion, y tuvimos el viaje mas largo e incomodo de nuestras vidas, porque Leandro le agarró panico a los aviones y la pasó muy mal en todo el viaje, lo que hizo que yo también vaya nervioso jajajaja. 16 horas de vuelo horribles, pero llegamos al otro día por fin a Buenos Aires.


 Dia 7: Argentina querida.

 Llegamos a buenos aires tempranito en la mañana (la verdad pasó ya tanto tiempo que no me acuerdo bien los tiempos entre los aviones de Zurich y Madrid y eso, pero si me acuerdo que llegamos a la mañana a Buenos Aires.)

 Fuimos a un hotel para pasar la tarde y dormir la siesta, porque nuestro omnibus a Tucumán salía a las 9 de la noche. Dormimos desde que llegamos hasta las 2 de la tarde, y comimos en el hotel. Despues yo me encontré con mi amigo Pancho que se había ido a vivir a buenos aires hace poquito, mientras Leo volvía a dormir.

 Tipo 5 volví, dormí de nuevo y a las 7 salimos a la terminal cargados por ultima vez. Nuestras fuerzas habian vuelto de alguna manera, estabamos emocionados y solamente el hecho de hablar con todos en "Argentino" nos puso contentos. Estabamos realmente felices de volver.

 Ya en el colectivo nos acomodamos y por supuesto brindamos por ultima vez con una copa de champagne que nos convidaron, como culminación a tantos brindis por el mundo.

 10 A.M del 9 de Abril del 2011, pisamos Tucumán de nuevo.  


--------------------------- Fin de Suiza----------------------------------

Suiza es un lugar extraño. Realmente parece perfecto. Todo es muy cuidado, el trafico es perfecto, la gente es educada, todo está limpio... es casi un cuentito.

 Pero así como es de hermoso, es de caro. Nos resultó el pais mas caro de Europa en terminos generales, y según nos contaron Juan y Lucía, para hacer una casa por ejemplo, necesitas mas de 1 millon de francos. Es mucha guita!!! Y no hablaban de mansiones...

 Lo que tiene en contra tanta perfección es lo esquematica que se vuelve la sociedad, las amistades y los lazos sociales. Para ir a come a la casa de un amigo hay que hacer cita, ser puntual, y marcharse antes de las 11 de la noche para no molestar. Eso de caer porque si con un vino y armar una picada no existe, solo lo hacen los Argentinos que viven ahí.

 Suiza es hermoso para ir a conocer, para ver como podria funcionar todo si se hicieran las cosas bien, y al mismo tiempo para contrastar con nuestra realidad, que viendola desde adentro, no es realmente tan mala. Hay que empezar a querer nuestras costumbres, nuestro país, y nuestra calidez. Poder pasar horas haciendo sobremesa, tomando algo o caer de sorpresa a la casa de alguien, son lujos (tal vez tontos), pero que en algún momento se deben extrañar y deben pesar.

---------------------------------------------------------------------------------------------

Y aqui (despues de meses de peleas conmigo mismo) termina este relato, que empezó como un ayuda memoria para nosotros, y que en un futuro (no tan lejano) nos va a sacar lagrimones de emoción. Yo aún no termino de absorver todo lo que viví en este tiempo. Fué una aventura que jamás pensé que iba a vivir, y cuando me pongo a analizar todo lo que ví, me parece mentira.

 Tuve mucho miedo siempre de irme, de abandonar todo y desaparecer unos meses para conocer el mundo, pero al volver me dí cuenta que era una estupidez. La gente te extraña, sigue su vida igual, y no muchas cosas cambian. La reinserción se dió natural y fué rapida...como si nunca me hubiera ido.

 Deberian todos viajar en algún momento, darse el gusto de conocer, de ir a ver que el mundo no es tan malvado como creemos, y que no somos ajenos a muchas cosas que pasan. Yo siempre creí que no iba a estar preparado para desenvolverme tranquilo, pero al final me sentí mucho mas capaz que bastantes personas que me crucé en el camino. Ya los codigos que manejamos no distan tanto, desde que tenemos internet hasta la musica que escuchamos para bailar es la misma, no hay porque asustarse de ir mas allá.

 Viajen, salgan al mundo que es hermoso, y los espera con los brazos abiertos.


 Gracias por acompañarme en esta aventura desde aquí, con sus comentarios y leyendome, tuve muchos elogios y palabras muy lindas de mucha gente, y eso me puso muy feliz, y me dí cuenta de que escribir estas paginas (que muchas veces me resultó una tarea tediosa) tuvo sus frutos, y ustedes pudieron disfrutar con nosotros.

 Gracias a mis viejos por la oportunidad de hacer el viaje, a y mis hermanos de ruta Leo y Lau, que van a compartir para siempre conmigo esta aventura.

  Fin :)

3 comentarios:

María sola dijo...

Aww, me gustó "compartir " el viaje de lejitos y más escuchar las anécdotas en persona :)
Para el próximo viaje vas a tener q hacer otro blog tb!

tucuviajera dijo...

Li: fue hermoso acompañarlos en el viaje. De Suiza particularmente que conozco porque allí vive mi mejor amigo, coincido absolutamente, son ordenados y amables pero con una formalidad que abruma a nuestra manera de ser, eso de concertar previamente el rendez vous de ellos, es terrible, nunca podés caer como acá a una persona, es una falta de respeto absoluta. Por tanto coincido con vos, nuestro desorden debería mejorar, pero tiene sus ventajas.

La conclusión es lo que mas me gustó, el mundo espera por nosotros, es cuestión de animarnos.

David dijo...

Nunca he estado en Europa, y por eso tenia ganas hace rato de hacer un viaje por esa región. Hace poco me comentaron de una promoción de avantrip para llegar a Suiza y por eso espero poder conseguirla, para conocer muchos países que aun no conozco, y disfrutar de interesantes atracciones